lunes, 16 de junio de 2008

Esta nuestra odiosa costumbre…

¿Conviene transitar por el mismo camino discursivo que narra y busca las explicaciones para justificar nuestra sempiterna obligación de perder? ¿Acaso la exhaustiva autopsia coyuntural al cadáver nos va a configurar la ruta exacta para una resurrección futbolera? ¿Acaso no es más importante saber hasta qué punto estamos dispuestos a seguir cayendo en este precipicio competitivo (parece que ser últimos del torneo eliminatorio no nos abastece)? ¿Si el mito del Ave Fénix no calza con las motivaciones de la selección Bolivia por qué no montamos una estrategia para escapar de la prisión perpetua de repetir la leyenda de Sísifo que sube con enorme esfuerzo hasta la cima de la montaña para luego aventarse al vacío? ¿Acaso la cura para todos nuestros males futboleros se concentran en el virtuosismo o en la precariedad del Dt Erwin Sánchez? Si él se va, ¿acaso la selección más débil de la eliminatoria cambiará de rostro para mostrar otra versión de su impotencia? ¿Acaso el corazón de nuestra crisis no se sintetiza en toda esa precaria red que se nombra como “fútbol boliviano”? Ahora, ¿cómo explica el periodismo deportivo boliviano, sobre todo paceño, esa inflación de expectativas configuradas? ¿Expectativas que tienen como correlato ese apoyo coyuntural y momentáneo del público paceño, apático del fútbol valga afirmarlo (excepto en coyunturas positivas)? ¿Acaso el regionalismo exasperante que fractura el horizonte de lo boliviano no irrumpe en el fútbol? Ayer, ocho de los once seleccionados nacieron en Santa Cruz, ¿no será que sus corazones húmedos laten con otras pulsiones y otras palpitaciones en su tierra húmeda? ¿Por qué la Federación Boliviana de Fútbol no reúne a su Cuerpo Técnico y explícita su “proyecto” futbolísitco? Si la ingenua y franca posición de William Ramallo respecto a que Bolivia se clasificará "recién" para el 2014 es finalmente la intuición y el norte del actual cuerpo técnico, ¿por qué no optar por ese calendario y darle el urgente golpe de timón a esta tradición inquebrantable de ser los últimos de siempre? ¿Si todas las explicaciones y las soluciones al decadente “fútbol boliviano” atraviesan por el sentido de la palabra “estructura” por qué no se instaura YA (a más tardar mañana) una profunda reconstrucción que deje de lado esa otra tradición que se concentra en la improvisación errática de nuestra dirigencia futbolera? Frente a tantas preguntas, ¿cómo remar hacia otra vertiente, hacia otro destino futbolero que no nos condene a este salvaje abigarrado círculo rutinario de la derrota sempiterna?

5 comentarios:

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

El tema es el siguiente: ¿Por qué Bolivia, a sabiendas de su condición de microbio en el futbol internacional, sigue PROBANDO directores técnicos en vez de hacer un proyecto a largo plazo con un viejo lobo de mar que venga de un país con más tradición futbolera? ¿O seguimos ese chauvinismo estúpido, que se viene abajo a la primera derrota, según el cual hay que apoyar a los técnicos nacionales (aunque no sepan un carajo de su oficio)?
Me parece que ese problema se extiende no sólo al campo del futbol: cuando se trata de ser querendones de nuestro país, somos unos alienados a las "maravillas" del extranjero y, cuando se trata de admirar y aprender de lo foráneo, nos convertimos en chauvinistas incendiarios. País a contramano.

lapalabraesferica dijo...

El problema es que en el actual y decadente contexto futbolístico boliviano el tema del Dt (foráneo o endógeno) es un tema decorativo. La gente que estaba anoche en el SIles se empecina a gritar en Coro: "FUera Sánchez!!", pero detrás de esa consigna no hay más que la impotencia. ¿Por qué digo esto? Porque en Bolivia no hay ni los planos que registran los caminos al horizonte del fútbol que queremos, ni los procedimientos, ni las metodologías para alcanzar ese horizonte. O en palabras llanas lo que el periodismo deportivo llama "proyecto". No lo hay. La apuesta de Carlos Chávez se reduce a salvar la coyuntura, pero su gestión será incapaz de articular un proyecto trascendente. La dirigencia futbolera nacional frente a esta tragedia ha optado por afinar su retórica y habla de "proceso", de "estructura", pero llegado el momento todo se entrampa y se inutiliza en la inoperancia de la burocracia del fútbol "profesional". Personalmente no creo que haya un cambio de timón luego de este bochorno frente a Chile... Al parecer, para toda esta elite, todavía no hemos tocado fondo... Por lo menos es lo que percibo en las señales que mandan.

Antonio Vera dijo...

esta vez fui al siles por segunda vez en la vida. la primera fue a ver languidecer a nuestras selecciones en el amistoso de hace unos meses. me gusto ver a bielsa de cerca, de cuclillas sobre la linea de juego, dandose impacientes medias vueltas y observando atentamente el juego. y recorde todo lo que lo han jodido los periodistas chilenos. ahora veo que a nuestro inofensivo chemito del solar lo han multado con 2 lucas verdes por no querer decir ni pio despues de la verguenza ante colombia. digo, no es mucho joder-poder?
che, una duda. uno de mis alumnos asegura que sanchez tiene la pega fija porque el presidente de la federacion le debe, via oriente, 50 mi dolares... y dice ademas que sánchez es el dueño del pase de jasmani campos? sera cielto eso?

apatia. que jodida apatia. y eso que la alianza estaba recien renovada, no? dos franjitas de chilenos (para variar) se hacían escuchar, sentaban presencia, cantaban y la gente solo respondia con mentadas de madre, maricones de mierda, callense o con silbatinas generales... porque nadie canta en el estadio, porque todos estaban sentados?
disculparas la dispersion pero es que la confusion es inevitable.
un abrazo
toño

lapalabraesferica dijo...

Toño, que bien leerte nuevamente. Escribo este comentario mientras veo la goleada a Perú (!Qué maldición la nuestra, CARAJO!).

Como un futbolero simplemente quisiera empezar mi comentario por lo segundo que planteas: la apatía. Mira yo voy al fútbol hace muchos años, y asistó sistemáticamente a los partidos del Tigre, del Bolívar y uno que otro de La Paz F.C. Y te lo aseguro que al paceño no le gusta el fútbol. Nunca le gustó. Claro, es sumamente coyunturalista, gana el equipo o la selección y seguro que se voltea la taquilla, pero el resto del año el Siles está invadido de telarañas y fantasmas.
Y el problema es que la gente que fue el domingo fue gracias al canto tribunero/marquetinero de los medios, nada más. Es gente que nunca va al fútbol. Todo esto del letrero, de las nalgaderas, del Martins, estas cositas nomás atraen a un público espantoso. Comparto contigo la verguenza de ver a cuatro chilenos haciéndose sentir, es lo que más, pero más me dolió de esa derrota. Vernos no sólo perder en la cancha, sino en la tribuna, es lo peor. Yo tengo un bono en la curva sur y estaba cerca de los chilenos y cuando cantaron su himno no paré de insultarlos pero era el único. Incluso me quisieron pegar los compatriotas de tribuna por romper esa estupidez de que somos el mejor público. En La Paz el fútbol no existe. Es un recuerdo, una añoranza, creo que esa pasión se ha trasladado hace años a Oruro, a Sucre, a Santa Cruz. Mañana frente a Paraguay te lo seguro que la asistencia no pasará de 10 mil, y es que es así sólo en la victoria están detrás de los equipos, pero eso sí todos, pero todos son muy capos para opinar pero a oídas, de rebote de lo que dicen los medios. Es un espanto. Mañana CARAJO yo voy a estar ahí, iré con cámara para sacar fotos a los fantasmas.

***

Respecto a los rumores, sí hay varios, ese de la deuda que tiene Chávez con Sánchez es por la temporada que jugó el Dt en Oriente. Del pase de Jasmani no lo sabía y si es así es pelotudo, porque el domingo fue lo mejorcito entre toda esa decadencia. Pero el fútbol boliviano está muy podrido, desde la raíz, pasando por el tronco y sobre todo en los frutos mediocres. Con esta élite dirigencial, con esa generación de jugadores, con estos seguidores "de a ratos", con un periodismo deportivo sin nigún tipo de escrúpulo seguiremos hundidos en el fango.

***

Oye qué grave la tapa de ese periódico sensacionalista el Bocón, en la que el SOlano está con una pistola disparando a la polera de Uruguay, se armó un escándalo....

Término de redactar el comentario con Uruguay 5 Perú 0, !Carajo qué nos pasa, che! El Chemo y el Sánchez son unos impostores de cuarta... Y ni qué decir del Burga y del Chávez...

Besos a la Daniela, al Lucas y al Ezequiel...

Franchesco dijo...

1. ¿Quién dijo que Erwin Sánchez es ó era un DT? Partamos por el hecho de que no tiene formación especializada -si acaso habrá hecho un curso y no todo lo que se requiere para tener el título- y por el otro de que su experiencia desde la banca es poca, virtualmente nula (ser llamado a salvar el incendio en un equipo que ya está clasificado y tiene partidos sólo por cumplir el calendario no es mérito para nadie, creo).
2. Es un secreto a voces -y si el río suena es porque alguien le subió el volumen, jijiji- que Sánchez le prestó a su padrino Chávez como 100 mil dólares para pagarles a Coímbra y Sucha Suárez cuando el Talibán, como le dice Pastén, era capataz en Oriente. En retribución, está calentando el banquillo en la casamata del Siles, donde apenas ha hecho un punto en partidos oficiales. Si es representante ó no de Jhasmani (sic) Campos, lo ignoro, pero sería una explicación al por qué no lo sacó antes cuando todos veíamos por tele que al mediocampista le dolía la espalda.
3. Como acabo de apuntar en el grupo "Fuera Sánchez" del Facebook: Si cuando menos tuviera título de DT, un poco de sentido común, menos arrogancia y más humildad, sería algo tolerable. Pero muestra todo lo contrario, y con creces... Lo del título ya está y se lo han dicho desde el principio -¿por qué creen que la vedette Sánchez se enojó con el periodismo paceño?-; la carencia de sentido común queda mostrada con una sola instantánea tomada del juego dominical: cómo deja en la banca a Luis Gatty Ribeiro y pone en su lugar a Miguel Hoyos. Bastaron diez minutos para darse cuenta de que Hoyos no era para ese partido (y su cuasi patriada del segundo tiempo no salva de culpas al "Colorado"). Y si quedaran dudas, basta este razonamiento: debería ser el primero en darse cuenta de que su carrera como entrenador está yéndose a pique apenas comenzada; su arrogancia salpica 50 metros a la redonda -es más, en una de esas ni él se soporta, jajaja- y la carencia de humildad surge por consecuencia. Otro ya hubiera hecho un mea culpa y si no dado un paso al costado, cuando menos aceptar que sus desatinos perjudican a los mismos jugadores a quienes dice (ó debería) defender.