miércoles, 18 de junio de 2008

De la agonía al éxtasis


Del éxtasis a la agonía
Oscila nuestro historial.
Podemos ser lo mejor,
o también lo peor.
Con la misma facilidad.

Bersuit Vergarabat


Todavía con la fuerte ronquera por el ensordecedor grito de los cuatro goles a los paraguayos, todavía con la bronca atragantada por los dos goles chilenos, todavía con el asombro por la facilidad con la que atravesamos mediante una metamorfosis futbolera de la agonía al éxtasis, escribo este texto.

Bolivia saltó a la cancha con una dosis fundamental de adrenalina. Con el pesado compromiso cargado en hombros de no sólo arrojar al césped copiosas gotas de sudor (que fue el único aporte del día domingo frente a Chile), sino, sobre todo, de proponer un fútbol inteligente, móvil, estructurado para movilizar y quebrar a la dura defensa paraguaya. Para ello recurrió al toque, a la precisión (detalle poco usual en el fútbol de la selección Bolivia), ajustó las marcas, gestionó la ansiedad, y apostó por la efectividad de sus herramientras fundamentales, a las que alimentó con diversas alternativas para que marquen la diferencia.

En el centro la lucidez de Joselito Vaca armó una red interesante de fútbol. Por sus pies atravesaban los desbordes por derecha que alimentaban el fútbol punzante del efectivo Gati Ribeiro. Joselito comandaba las rutas y en cada uno de sus pases era posible palpar que poseían las claves para llegar al gol. Leonel Reyes no sólo dio una lección de fútbol y de marca demostró una vez más que tanto su explosión para auxiliar a la línea de defensa como sus toques a los volantes definen el ritmo de los partidos. En La Paz, el fútbol de Didí Torrico es un pistón fundamental que oxigena y ordena a las potencialidades del medio campo. El fútbol de Torrico en la tarde de hoy deslumbró porque destiló de su técnica diversos toques punzates entre las líneas de volantes y defensas, se empeñó en hacer del fútbol un juego más limpio, configurado hacia el gol. Botero marcó dos goles fundamentales y ayudó a Bolivia a despertar de la pesadilla en la que está inmersa. Y para los románticos de la nostalgia del fútbol el primero de Bolivia remitió a esa dupla efectiva del Bolívar 2002: Botero - Gati. Martins por fin metió su primer gol en La Paz. Tanto el Nacho García como el Chaqueño Gutiérrez dieron fuerza y velocidad a un mediocampo que el día domingo fue arrollado por los chilenos.

Si bien Raldes es un pilar de la defensa, a Raldes no le gusta jugar en La Paz, durante todo el partido no dejaba de expresar ademanes de asfixia (se agachaba, se agarraba las rodillas, caminaba meditabundo). Frente a estos síntomas es urgente que el Cuerpo Técnico ajuste la preparación física del defensa ya que los problemas más evidentes de esta selección se acumulan en una defensa lenta, desorientada, frágil frente a las arremitadas leves de los rivales.

Paraguay es una gran equipo. Claro, a los mundiales, con excepción del de Francia 98, viaja sin su técnica, sin su pólvora que le proporciona su sobresaliente identidad y se transforma en un equipito inofensivo y de múltiples conplejos cuando tiene que rivalizar con selecciones europeas. Hoy, en el Siles hizo muy poco, tal vez lo más rescatable sea Claudio Morel quien vigiló los desbordes vertiginosos de Gati. Ni Cabañas, ni Vera, ni Cardozo, ni Roque, Ni Aedo se preocuparon para ejecer el peso de su jerarquía. Tampoco la propuesta táctica de Martino los ayudó a asumir un partido fundamental para consagrarlos en la punta.

Yapita: Es impresionante las contradicciones y las incoherencias del periodismo deportivo paceño que hace apenas dos días despotricaba contra Sánchez calificándolo de "impostor" y hoy no se cansaba de colgarle los auriculares para "felicitar al profe". Es el periodismo deportivo el que crea esa atmósfera de agonía y de infierno y son también ellos los que sobre un vacío sobredimensionan los triunfos sin medir ni en lo más mínimo las consecuencias. En otras palabras, hacen de las mentiras futboleras grandes verdades vendibles. Un poco de coherencia a su rutinaria actividad dignificaría un poquito su compromiso con el fútbol.

3 comentarios:

Franchesco dijo...

También emocionado todavía -pero no por eso he perdido la coherencia e insisto en que Erwin 'Platiní' Sánchez debe irse-, considero que este miércoles la selección por fin tuvo una disposición anímica, táctica y estratégica interesante y, lo que es mejor aún, práctica.
Como puso el corresponsal de EFE, los centros al área y pases en profundidad, al menos en la primera fracción, fueron innumerables. Luego, el mediocampo existió por fin. No sólo Joselito Vaca, Leonel 'Hachero' Reyes y Ronald 'Nacho' García, sino, el mejor de todos, Didí Torrico, que fue una revelación en el campo de juego (si ese era el 'tapadito' de Sánchez, debió destaparlo antes).
Lo más frágil, coincido plenamente contigo, la zaga. Sobre todo Luis Gutiérrez. Patético el domingo -la chilena fue culpa suya en gran parte y en el segundo mapochino también tiene algo de responsabilidad-. Quizás sería bueno ir probando otros centrales, incluso el ahora desempleado Doyle Vaca ó el irregular Marcelo Carballo, por dar dos nombres.
Me pareció atinado/mesurado (y no porque sea amigo) Fernando Berdeja anoche. "No somos los peores por perder con Chile [aunque estábamos en la cola] ni los mejores por ganarle a Paraguay. Hay que ser equilibrados". Y habrá que añadir que debemos aprender -todos, empezando de los patéticos colegas deportivos, sobre todo los de TV- a no ser exitistas ni vender nubes de humo.
¿Habrá una mejora si se va Sánchez? No se sabe. Nuestro nivel es el que se vio en estas dos fechas: I-RRE-GU-LA-RES. Basta ver la campaña de cualquier equipo en nuestra patética liga local. Es obvio que no llegaremos a Sudáfrica, como creo expuse antes, pero hay que ir haciendo el recambio con miras a Brasil 2014 y estructurar, como los ecuatorianos, una buena base que, además, requiere de las inexistentes divisiones inferiores.
Bueno, por ahora creo que podemos estar contentos y con eso basta.

lapalabraesferica dijo...

Franchesco, respecto a la coherencia, me parece que no hay proporción, ni el menor intento de equilibrio: si despótrico públicamente (en radio y en Tv, sobre todo) contra un Dt hasta bordear en adjetivos que personalizan la apreciación para luego hacer la fila correspondiente para colgarle los auriculares en el garaje del estadium con el único propósito de felicitarlo al Dt que dos días antes insultabas. Me parece que tanto el Dt como los periodistas deportivos paceños (sí, generalizo) no tienen el menor temor para colocarse la máscara de sinvergüenzas. ¿O es que es parte del oficio de ambos ceder a la impostura con tal de ejercer su labor? Sigo creyendo que uno de los nudos que es urgente desatar en este chenko que es el fútbol boliviano es el nudo que enreda el periodismo deportivo.El periodismo deportivo genera opiniones midiendo el flujo de sus intereses y eso está muy bien que lo hagan porque es parte de su labor, sin embargo es imperdonable esa actitud pendular que acomoda la posición de acuerdo a la atmósfera y a la temperatura que marca la opinión pública. Personalmente, creo que cada día las opiniones futboleras de los distintos opinólogos deportivos (sobre todo de TV y Radio) pierden eso que es esencial en el periodismo:la verosimilitud.

Ciruja dijo...

Bolivia gana y NO va al mundial.
definitivamente creo que debemos er realistas y poner un poco los pies en la tierra, bien dices christian que cambiamos mucho de acuerdo al resultado, somo como jeckill y y hade, pero debemos parar de una vees eso material hay de sobre lo que falta es actitud; a mi me parece una verguenza q el futbolista boliviano juegue cuando le tocan el orgullo (vale decir lo joden publicamente) si en realidad ellos deberian asumir que son soldados defendiendo los coleres de la patria (se puede perder, pero no contra chile), creo que debemos de una ves pensar en un proceso a largo plazo como huzo Venezuela, y no s etrata de tirar a matar contra nadie, y decir q mientras este ese o el otro no s epuede cambiar nada, creo que parte desde cada uno yendo a la cancha y presionando desde el aliento y hasta el puteo (legitimo derecho del hincha).

Todos debemos asumir que queremos mejor el futbol boliviano y cada quien aportar con su granito de arena.