lunes, 30 de julio de 2007

Por Clubes con dirigencia de base ancha

El fútbol es ante todo un hecho político. Un juego devorado por la vorágine del capital, de los medios y del poder. Se podría decir que lo político en el fútbol funciona como un eclipse que lo oscurece todo con sus densas brumas. El fútbol y lo político configuran un juego complejo de aristas, de múltiples fuerzas que se interceptan y se superponen instaurando intereses que se incrustan perversos en el centro del entramado verde. La debacle Estronguista tiene que ver más con la política, que con el mero hecho deportivo. Aquel terco ingenuo que desde una mirada netamente deportiva pretenda romperse la cabeza y exija del trabajo de sus neuronas la respuesta precisa a la desgracia del Tigre pierde el tiempo.
El problema en el Stronguer tiene que ver con la gestión del Club. En sí, con la figura legal de la institución y las responsabilidades de sus “gestores”, los también llamados: hacedores del fracaso. El Tigre lastimosamente no tiene socios, tiene dueños. El reglamento interno atigrado cifra un extraño pleonasmo en el que se señala que “el que desea ser socio del Club” tiene que aportar “a las arcas del Club”. Así de espurio es el texto. Luego de haber hecho ese depósito se es parte de los 40 y se adquieren los beneficios que tiene todo dueño. Entre los 40 se eligen, se insultan, se pegan, se abrazan, se amparan, se socapan. Unos votan a los otros. Los otros votan a los unos. Y gana el que por ahora posee la chequera más solvente. El día que tienen que rendir cuentas (¡Si es que algún día lo hace!) el Caudillo de Turno convoca a un sector reducido del grupo de los 40 y rinde un informe privado, tan privado que el informe se encuentra protegido y bajo llave. Repito: si es que algún día rinde cuentas. En este esquema el que alcanza el cargo de presidente tiene bajo su disposición a todos los medios (orales, escritos, visuales), las 24 horas del día, el único requisito: tener el celular prendido las 24 horas del día. La palestra mediática garantiza al caudillo de turno una alta exhibición en los medios, lugar desde donde ostenta sus carentes ideas y teje las texturas de su ego y potencia su fascinación por el poder. Sí, sí por el poder. Ser presidente de un Club “Grande” tiene sus beneficios políticos, más si se ha sido Ministro de Trabajo, o si se ha saboreado las mieles/hieles del poder.

En estos días de amplios debates mediatizados el PNUD tortura con su idea de: Economía de base ancha. Yo me apropio de esa idea pero para darle un toque: Clubes con dirigencia de base ancha. Es decir, destronemos a los 40 Caudillos. Incendiemos a ese esquema podrido de manejo de la institución. Si es que queremos cambiar nuestro fútbol desde sus raíces armemos barricadas en torno al precario discurso de los dirigentes que no sólo joden al Tigre –miren cómo está el Bolívar, hace dos semanas dejó la barcaza agujereada el abogado Araníbar, dejando en la absoluta soledad al sospechoso Dr. Cuéllar– cuestionemos sus inexistentes proyectos, midamos sus resultados no con datos del ayer o de anteayer, sino con la cadena consuetudinaria de fracasos. En otras palabras, compañeros de la barra, sobre todo Reynaldo y Raúl, no cedan con Pacheco, sus visitas a su oficina: huele mal, suena a vergüenza absoluta. Si realmente aman al Club jodamos a estos 40 caudillos, inventemos las formas para cauterizar su nocivo efecto político que está subsumiendo al Tigre en un eclipse de brumas oscuras. Reynaldo y Raúl ceder a las pretensiones del Caudillo Pacheco es peor que saltar a la vereda de enfrente (“cruzar ríos de sangre” decía el cínico jefe del fallecido MIR) y vociferar a favor de los celestes.
En esta misma línea sugiero leer el texto de Jorge Gonzales: Los fuera de la Ley. Su dirección se encuentra en mis links (Seguir la huella).



10 comentarios:

Andrés dijo...

Mira leí tu comentario y al prioncipio no lo entendí. Sin embargo, en la noche vi en los deportivos a los barras, dándose abracitos con Pacheco. Y francamente me dio asco. Estoy de acuerdo contigo: el problema del Tigre es PAcheco. ¡Fuera Pacheco CARAJO!

Un abrazo atigrado.

Andrés.

Luis Fernando dijo...

Fui a la Ultra Sur hasta hace unos dos años, soy testigo de las cochinadas que se arman entre Pcacheco y los jefes de barra. Entradas gratis, viáticos par viajes, el tigre es mucha cosa para terminanr así

Pedro Pablo Rutondo dijo...

Te pongo algo que escribí hace algún tiempo (perdón por la longitud):

HINCHA DEL TIGRE, EL SUEÑO CONTINÚA

Soy hincha del Tigre desde muy temprana edad y me considero un hincha de verdad. De esos que esperan impacientes el inicio del torneo, con la esperanza de campeonar, de esos que compran al principio de cada campeonato su Tigre de Oro, cueste lo que cueste, de esos que no compran entradas a revendedores ni aceptan entradas de cortesía, porque consideramos que hacer eso no es más que engañar al club de nuestros amores, de esos que soñamos con que nuestros hijos sean atigrados y sientan esta pasión a viva piel, de esos que hemos ido presos por atentar contra un árbitro que nos hizo perder algún partido (lo cual está muy mal, lo reconozco y me arrepiento), de esos que lloran con las derrotas y festejan las victorias, de esos que asistimos a todos los partidos, aún a costa de nuestros matrimonios y demás compromisos, de esos que tenemos un asiento "propio" en el estadio, y creemos que sentarse en otro lugar traerá mala suerte al equipo, de esos que nos fuimos a ver al Tigre el mismo día del nacimiento de nuestro primogénito, dejando al bebé y a la reciente madre "abandonados" por un par de horas, y de esos que iremos a ver al Tigre el mismo día de la muerte de nuestras madres.

Soy un hincha del glorioso The Strongest, y hoy en día no puedo sentir sino vergüenza, impotencia, tristeza y desilusión. ¿Será que los dirigentes, los técnicos y los jugadores saben, o al menos, imaginan lo que pueden causar en la vida de una persona con su falta de compromiso, con su irresponsabilidad, con su ignorancia, con su altanería, con sus caprichos, con su falta de entrega, y con su deslealtad? Creo que no tienen idea... ellos siguen cobrando, siguen farreando y siguen mintiendo, mientras los hinchas sufrimos, nos desilusionamos, nos avergonzamos, nos sentimos impotentes, y por último, dejamos de asistir al estadio y de seguir al equipo, porque somos hinchas, pero no estúpidos.

Se quejan por la falta de público, cuando deberían darse cuenta que la gente invierte su dinero y su tiempo cuando se obtiene algo a cambio; una "rentabilidad moral", que se basa en la alegría del triunfo o el orgullo del campeonato, cosas que este Tigre no le puede ofrecer a nadie.

Es hora de cambiar esta situación; es hora de que los hinchas expresemos nuestros sentimientos públicamente, con la esperanza de que los responsables de nuestra desdicha al menos recapaciten, o bien se vayan a continuar engañando a otras personas.

Empecemos por la dirigencia. Algunos de los abogados que tienen en sus manos las riendas del club (como el Dr. Montalvo y algún otro cuyo nombre no recuerdo), han demostrado sistemáticamente su absoluta ignorancia en cuanto a temas de fútbol se refiere, a tiempo que el Presidente Pacheco muestra una inocencia desmedida, que lo hace actuar bajo la permanente influencia de tales personajes. Es inaceptable que un año se traiga a un buen entrenador pero a pésimos jugadores, para al año siguiente traer una camada de buenos jugadores junto a un pésimo entrenador. Creo, Sr. Pacheco, que lo correcto sería traer buenos jugadores y a un buen técnico.

El Dr. Pacheco cree que la solución es cambiar técnicos cada que se presentan malos resultados; la prueba de aquello es la larga lista de técnicos que han fracasado sucesivamente al mando del primer plantel durante la gestión del actual Presidente: Barrientos, Blacutt, Villegas (dos veces), Luna, Chilavert, Berdeja… ahora me pregunto ¿cuál de ellos ha ganado algo en un equipo “grande”?, ¿cuál de ellos tiene la jerarquía para dirigir al Tigre?. Creo que estas preguntas se responden solas, a la luz de los resultados.

Por otra parte, los hinchas aurinegros no queremos ver a símbolos del Bolívar como “mandamases” en nuestra casa. No se entiende porqué traemos a personajes como Barrientos, Blacutt o Berdeja, los dos primeros identificados como ídolos por el eterno rival, y el último habiendo declarado que su sueño es dirigir a Bolívar pocos días antes de ser contratado por el Tigre. Señor Pacheco, ¿porqué no traemos a alguien identificado con nuestros colores, o bien a algún “neutro”, pero que a la vez haya demostrado capacidad y jerarquía, y que sea un ganador?. Por algo identificó Clausen en su momento al “hijito de ojos celestes”.

Asimismo, como hincha estoy cansado de ver al Sr. Pacheco en todos los canales de televisión, vendiéndonos ilusiones al mejor estilo de su pasado político. Sr. Pacheco, deje de utilizar al Tigre para tratar de lavar su imagen y trabaje desinteresadamente, si de verdad ama a esta institución, dedicando su tiempo exclusivamente a incrementar las glorias de la institución. No queremos verlo como Tesorero de la FBF, viajando y acompañando a todas partes a ese funesto personaje, como lo es el Sr. Chávez. ¿No se acuerda, Sr. Pacheco, que el actual Presidente de la FBF nos quitó en mesa un campeonato legítimamente ganado en la cancha, haciendo uso de chicanerias inaceptables, a las cuales usted luego se unió con la impugnación contra San José, que al final de cuentas no sirvió para ganar un campeonato (lo cual hubiese sido un triste consuelo), sino sólo para terminar séptimos en el torneo que acaba de finalizar?. ¿Dónde quedaron los argumentos que usted mismo esgrimió cuando nos tocó defender al gran Lucho Cristaldo de la injusticia con la que se lo estaba tratando? Dr. Montalvo, si no vamos a ganar campeonatos, por lo menos libremos al Tigre de los manejos poco éticos que son tan comunes en nuestro fútbol.

Por último, estoy cansado de escuchar a nuestros dirigentes hablar del gran sacrificio económico que han y están haciendo, cuando en realidad ningún hincha les ha pedido sacrificio económico alguno. Sres. dirigentes, en el fútbol de hoy no son necesarios tantos sacrificios económicos… basta con clasificar a copas internacionales y pasar alguna que otra fase. ¿Quieren acaso que les agradezcamos por el supuesto sacrificio?. ¿Nos quieren hacer creer que lo hacen con el espíritu de las hermanas de la caridad?. El Tigre no necesita la caridad de nadie, el Tigre necesita recuperar su garra y la mística, para poder clasificar a la Libertadores y la Sudamericana, y así percibir grandes cantidades de dinero sin la necesidad de sacrificio alguno.

Sigamos con los técnicos. Creo que Barrientos, Blacutt y Berdeja son palabras que explican por si solas los fracasos que hemos tenido que sufrir. La verdad que no distingo en ellos ni un ápice de lo que los hinchas atigrados queremos… pasión, garra, motivación. Creo que no vale la pena entrar mucho en discusión respecto de los dos primeros, que a todas luces son incompatibles con The Strongest; especialmente el Sr. Barrientos, cuya idea de “fútbol moderno”, que nos la metió en la cabeza a toda hora, consistía simplemente en no contratar ni preparador físico, ni ayudante de campo, ya que en teoría él solo podía hacerse cargo de todo, para terminar jugando partidos de alta competencia sin volantes laterales o carrileros; creo que cualquier persona que sepa algo de fútbol moderno, entenderá que estos jugadores son absolutamente imprescindibles, ¿se imaginan un Real Madrid sin Roberto Carlos o un Boca Juniors sin Ibarra?. Respecto al último, y actual DT del equipo, basta con recordar su declaración respecto a que estaba contento porque el equipo estaba mostrando claras mejorías, justo al finalizar el último encuentro contra La Paz FC, al que no pudimos derrotar en un partido para la lágrima, con un triste empate cero a cero, que nos hizo perder lo último de esperanza que nos quedaba. Los hinchas en la tribuna renegando, llorando, sufriendo, desilusionados, pero el DT contento por la supuesta mejoría del equipo… realmente lamentable.

Merece un capítulo aparte el tema de Villegas. Este señor, que fue un gran jugador de fútbol indiscutiblemente, le hizo creer al Sr. Pacheco que el hecho de haber ganado un partido en Quito contra la Liga Deportiva Universitaria le valía el título de DT. No cabe duda que ese resultado fue formidable, pero de ninguna manera justifica que el Sr. Villegas asuma la posición de “mandamás” dueño de la verdad absoluta, caprichoso y terco, especialmente considerando que los buenos Directores Técnicos se forman estudiando, si, si, estudiando, y no sólo ganando un par de partidos. ¿No nos acordamos, acaso, de que el mismo Sr. Villegas nos quitó la posibilidad de clasificar a Copa Sudamericana perdiendo un partido de local contra Blooming, la misma noche que el directo competidor, Bolívar, perdía un partido en Oruro contra San José por haberlo jugado con juveniles?. No valdría la pena preguntarle al Sr. Villegas que pasó, en su último paso por el Tigre, con Ricaldi y Hurtado, por ejemplo?. Bueno pues, resulta que en una ocasión el Sr. Villegas entrenó toda la semana con un equipo, y minutos antes del partido oficial decidió sacar del equipo titular a Ricaldi, quien cometió luego el imperdonable pecado de preguntar a qué se debía esta situación… esto le costó el puesto y la antipatía del DT. Respecto a Hurtado, justo cuando pasaba por un gran momento y era titular indiscutible, cometió el imperdonable pecado de errar en una jugada contra Bolívar, hecho que le costó ser enviado a la congeladora y perder, hasta hoy incluso, la confianza que había ganado. Que gran DT, ¿no les parece?

Terminemos con los jugadores. Huelga decir que en campeonatos pasados trajimos al equipo a jugadores pésimos, y así nos fue. Para este año se trajeron buenos jugadores, que alimentaron desde el principio del año el sueño de campeonar casi caminando; el denominado “dream team”, que resultó siendo al final un “nightmare team” (equipo de pesadilla). El equipo comenzó la pretemporada temprano y con mucho entusiasmo, cosa vista pocas veces antes, y ganó la Copa Aerosur fácilmente; el tiempo nos mostró que no fue porque andábamos bien, sino sólo porque los rivales en ese torneo andaban muy mal. Bastó que se pongan al día en el trabajo y listo, The Strongest séptimo en el torneo oficial de la Liga.

Se trajeron buenos jugadores, es verdad, pero se descuidaron muchas líneas (casi todas): no tenemos un arquero como los que tradicionalmente vistieron la casaca del Tigre (¿se acuerdan de Galarza, Gariazú, Arias y Caballero?). Higa es un buen arquero, pero no tiene la jerarquía de un equipo grande, además que no es autocrítico y cree siempre tener la razón; eso le ha valido sendos espectáculos bochornosos, poniéndose a discutir con soeces palabras contra los desilusionados hinchas que en Preferencia reclamaron los malos resultados. Por otra parte, Sahonero es aún muy joven y le falta experiencia, a pesar de ser buen arquero. Sin embargo, no logro entender porqué cuando botamos del plantel a muchos jugadores que incurrieron en actos de indisciplina, perdonamos sucesivamente al Sr. Sahonero y le dimos muchas nuevas oportunidades. ¿Habrá sido una mentira del DT de turno cuando lo separó del plantel por haberse emborrachado en Brasil?, ¿no estaba acaso junto a Coelho y Jauregui cuando se los encontró farreando en el domicilio de otro de los jugadores?. Sr. Pacheco y Sr. Berdeja, necesitamos urgente un arquero de nivel y jerarquía.

Asimismo, necesitamos urgentemente un par de defensores centrales de primer nivel. El Sr. Sánchez debe retirarse del fútbol, ya no es el mismo de antes, ya no infunde ni respeto. Navarro y Martinez no son malos, pero considerando que ocupan plazas de extranjeros, considero que podríamos tener centrales mucho, pero mucho mejores. Por último, se debe potenciar a Ricaldi y Soliz, que son buenos valores nacionales, además de ser jóvenes y tener un futuro por delante. ¿Cómo puede estar jugando de defensor central uno de los laterales titulares de la Selección Nacional como lo es el Sr. Hoyos?; Sr. Berdeja, pegue al Colorado a la raya, para que se mande hasta el fondo y saque centros, de lo contrario Jara se pasará el resto de los partidos viendo cómo los demás juegan. Sr. Hoyos, póngale ganas, corra, esfuércese, sude la camiseta, los hinchas se lo reclamamos.

Respecto a los laterales, Hoyos y Hurtado deberían ser titulares. Se los debe potenciar, se les debe dar confianza y exigirles entrega. Galindo pone muchas ganas y es un buen jugador, pero no es lateral, basta de hacerlo jugar donde no le corresponde. ¿Acaso no ven que necesitamos llegar al fondo por los laterales y desde ahí levantar centros para la cabeza del centro delantero? Sólo saquen cuentas respecto a la cantidad de centros buenos sacados por Galindo… casi cero. Por otro lado, es importante resaltar el desempeño de los pequeñines Nelvin y Choquito, y a pesar de su juventud, inexperiencia y carencia de físico, despliegan mucho juego, al menos por las enormes ganas que le ponen. Ojalá los viejos fuesen más humildes, como para aprender algo de los juveniles. A veces dan ganas de pedir que todo el equipo forme con jugadores juveniles de las divisiones inferiores del club, porque perderíamos igual que perdemos ahora, pero al menos veríamos garra, pasión y amor por la camiseta.

En el medio campo estamos más o menos bien. Tenemos buenos jugadores, pero muchos de ellos ocupan el mismo puesto. ¿Cómo puede ser que el Tigre, un grande llamado a ganar siempre, juegue de local con dos volantes de contención, como los son Flores y Arévalo? Ambos son muy buenos jugadores, que despliegan mucha entrega, pero no deben jugar juntos, especialmente en los partidos de local. Ojalá todos pusieran el empeño y coraje de Wilder; no me importa si juega bien o mal, si se equivoca o no, rescato siempre a los que ponen “lo que ponen las gallinas”; no le pidamos a Arévalo generar fútbol, porque esa no es su labor, él tiene que “destruir” el fútbol del rival.

Lo que nos hace falta urgentemente es un tradicional “ocho”. Un tipo que genere fútbol cuando tengamos la bola, y que ayude a quitarle espacios al rival y a recuperar el balón cuando no lo tengamos. Se esperaba eso de Salaberry, pero la verdad es que este señor no marca nada. Por eso Berdeja ha tenido que recurrir a juntar dos volantes de contención. Salaberry es generador de fútbol, como lo son el Pájaro Escobar y el Chapu Cardozo; queda claro que en esta posición estamos “superpoblados”, lastimosamente ocupando dos plazas de extranjero. Estoy seguro que con un “ocho” de primer nivel, el Pájaro volvería pronto a ser el ídolo que nos llenó los ojos de buen fútbol.

Adelante tenemos buenos jugadores, pero nos hace falta potenciar el banco de suplentes. Jara y Salinas son atacantes peligrosos y siempre muestran empeño y entrega. Los problemas surgen cuando nadie le mete centros a Jara, y cuando forzamos a Escobar a ocupar el puesto de delantero, dejando de lado a Salinas. Lastimosamente Jara ha sufrido muchas lesiones, y como lo dije antes, no tenemos banca para reemplazarlo. El Pony y el menor de los Galindo simplemente no son “carne” para el Tigre. Esto me lleva a concluir que otro puesto en el que necesitamos un refuerzo urgente es el de centro delantero.

Entonces, haciéndome el DT yo alinearía el siguiente equipo para el próximo campeonato: En el arco, un nuevo arquero de primer nivel con el que se pueda reforzar el equipo (me imagino al Mono Galarza). Como defensores centrales pondría a Herman Soliz acompañado ya sea de Martinez, Navarro o Ricaldi, y un nuevo defensor de primer nivel (sueño con un Ronald Raldes o un Juan Manuel Peña, y cuando piso la tierra recuerdo a Marcelo Carvallo o a Nico Sartori). Como laterales, Hoyos y Hurtado (en el primer tiempo lo pondría como sub-20 al Choquito, que es el que mejores centros ha levantado en los últimos partidos). Mediocampo: Arévalo, ese “ocho” que reclamo (añoro al mejor Coelho que tuvimos el placer de ver, busquemos alguien con esas características) y el Pájaro Escobar, que seguramente volverá a volar. Adelante, Jara u otro “nueve” con mucho gol (¿se imaginan a Cerruti?), acompañado de Salinas. Y dirigiendo desde le banco, un DT ganador, conocedor del fútbol y que se identifique con los colores de la institución (alguien con las características de Clausen, aunque sea extranjero).

Bueno, al terminar este artículo me doy cuenta de que he vuelto a soñar y a ilusionarme con un Tigre campeón. No quiero ni pensar en un Centenario viendo la Libertadores por TV. Señores, volvamos a la humildad, al trabajo serio y responsable, a la lucha, la entrega, la garra y la mística. El glorioso The Strongest se merece todo lo mejor de nosotros, y mucho mas…

VIVA EL TIGRE !!!

HUARICASAYA, KALATACAYA, HURRA, HURRA !!!

Alejandro P dijo...

Me siento con una impotencia total al ver como estos dirigentes nos hablan de un trabajo a largo plazo, de un proceso de cambio con un plan estrategico y a los pocos meses ese proceso se corta y despiten al tecnico, entra uno nuevo como si cambiar tecnico es cambiar a un jugador en un partido. Nos charlan que el nuevo es el indicado y a los meses la historia se repite. No entiendo como la hinchada, aunque se que hay mas corazon que raciocinio, alienta a estos directivos y quiero creer que por su inocencia vuelven a caer en la trampa.
El equipo esta mal y esta mal hace tiempo, no podemos continuar con pacheco y cia., en estos tiempos de escacez de hombres dignos de dirigir al club mas grande; tenemos que buscar una solucion, extrano a don Rafael Mendoza, los logros deportivos que nuestro equipo obtuvo fueron consecuencia de su trabajo y sacrificio.Despues de don rafo y sus fieles colaboradores el tigre no tuvo una cabeza respetada y ambiciosa, especialmente de triunfos y no de dinero facil.
Me da verguenza que el Tigre tenga a un pacheco y a un montalvo. Pero lo mas triste es que sean los dirigentes mas importantes de nuestra institucion y nadie haga algo para confrontarlos.
Por favor, alguien persuada algun grupo de hombres LIMPIOS que tengan la capacidad de componer los desastres que estos tipejos, que utilizaron al Tigre para su propio beneficio, hicieron con el Tigre lo que se les antojo y nadie puede destronar a los culpables de este gran fracaso.


Ale P.

moulinchi@hotmail.com

lapalabraesferica dijo...

Andrés:
Sì, fue un escándolo. Por lo menos para los que vemos más allá de la cancha. Lo peor es que los barras con una actitud de adolescentes bobos cedan con este impresentable dirigente Pacheco.

lapalabraesferica dijo...

Luis Fernando:

Los dirigentes para fortalecer sus debilitadas espaldas siempre recurren a los barras. La ecuación: Dirigente-Jefe de barra, no es una dicotomía, una relación de polos contrarios, sino una binomio perfecto para socapar la corrupción.

Gracias por seguir el blog...

lapalabraesferica dijo...

Pedro Pablo ROtundo:
Larguísimo tu comentario... Es que el Tigre es objeto de culto, una apasionada forma de vivir bajo la trama de lo amarillo y negro. Gracias por compartir tu texto.

Sin embargo, quiero compartir contigo algunas opiniones:

Dices que Pacheco es un dirigente de "inocencia desmedida" que sabe poco de fútbol y que actúa influenciado por la sombra sinuosa de abogadillos como Montalvo, Arnez. Estoy de acuerdo, me gustarìa matizar, sin embargo, un detalle: el doctor Pacheco llega al club con el apoyo de este séquito de haraganes, pero con el perverso fin de utilizar al club como palestra mediática para no alejarse de la alta exhibiciòn, que es una alimento vital para los adictos de poder. A dónde quiero llegar con este pequeño recorrido de argumentos a lo siguiente:

EL TIGRE HACE 5 AÑOS QUE NO TIENE CABEZA. EL SEÑOR PACHECO TIENE UNA CHEQUERA DEMASIADO GRUESA, PERO CARECE DE ALGO FUNDAMENTAL: SER STRONGUISTA Y TODO LO QUE ESO SIGNIFICA.

Por último, adscribo y apoyo cada uno de tus argumentos.

lapalabraesferica dijo...

Alejandro...

Gracias por el comentario. Sí, estoy de acuerdo, algo tenemos que hacer primero para sacar a estos nefastos dirigentes que no hacen nada por el CLub. Pero es importante hacerles notar a estos "tipejos" que no somos unos cojudos. Los hinchas del Tigre (los hinchas en serio, no los que hacemos bulla inùtil y folklore futbolero) tenemos que demostrarles a estos abogados de dudosas fortunas que el Tigre es cosa seria. Algo hay que hacer, en serio, porque siento que con esta crisis el Tigre está tocando fondo. Un primer paso será vociferar en todos los espacios posibles esta consigna:
FUERA PACHECO!!!!!!CARAJO!!!!!!!!


Un Abrazo Alejandro... Que VIVA EL TIGRE!!!

Mario dijo...

Amigo, te escribo desde Miami, quiero felicitarte por la calidad de tus opiniones. SIn embargo, me gustaría leer otras cosas tuya, opiniones de política, de todo lo que pasa en nuestro querido país. Vivo en Miami, como lo sabes, hace más de 7 años. Y bueno he aprendido ha extrañarlo todo y el fútbol y mi Tigre es algo que me causa mucha nostalgia. Por eso cada vez que llego a LA Paz me voy al Siles a Gritar TIGRE, TIGRE, TIGRE.

Christian, es muy bueno tu trabajo, sigue escribiendo.

Jorge Mario Requena.
requemario@gmail.com

lapalabraesferica dijo...

Gracias por inscribir tu comentario. Respecto a tu exigencia de ampliar el horizonte de comentarios te quiero decir que estoy en eso. QUiero escribir sobre otras cosas: polìtica, medios, poder, ficción, cine, en fin, muchas cosas. Pero la vaina es el bendito tiempo, así que de a poco iré concluyendo esos objetivos. Que VIVA EL TIGRE... SAludos hasta Miami.