lunes, 12 de mayo de 2008

Apuntes parciales del Clásico Paceño

Afrontar un clásico The Strongest – Bolívar sobre la estrategia de la subestimación es aventarse a la hoguera de la derrota. El The Strongest de Bernardo Redín durante los días previos al clásico a diferencia de lo que se cree se preocupó más de las carencias de un rival desportillado en su defensa; en ese contexto, Redín no se preocupó de pulir y afinar las herramientas fundamentales para afrontar el partido persiguiendo el objetivo del triunfo. No, el Tigre subió a la cancha con el pre-juicio de una superioridad pésimamente trabajada y las primeras circunstancias del partido condujeron y afianzaron ese error. Un gol en el periodo silente del partido es una señal devastadora para un equipo que falsamente se creía muy superior a su rival. Durante el partido el onceno atigrado demostró que mentalmente es un equipo menor, opaco, su inteligencia colectiva se diluyó en agotar la paciencia de un rival magullado que de a poco despertaba, se organizaba y creía posible revertir la derrota parcial.

El Bolívar no es un ensamble futbolístico cercano ni en lo más mínimo a las promesas dirigenciales de enero. Apenas es un modesto onceno, relativamente bien distribuido en la cancha, con un Dt de oficio y jugadores (Abdón Reyes, Ortiz, Torrico, Melgar, Vargas) con ansiosas ganas de construirse un horizonte en el fútbol boliviano. Hoy, en el Siles, subió a la cancha con la disposición de manejar los hilos y hebras del partido, a pesar de sus carencias. Tuvo la iniciativa. Elaboró jugadas, ya sea con Abdón Reyes que traspasaba la banda izquierda las veces que quiso, con un Valentierra que de rato en rato limpiaba las jugadas con un pase punzante. También se hundió en la impotencia, para al final renacer con dos jugadas calcadas que quebraron a un soberbio y muy mal manejado Tigre. Habegger con sus cambios mando señales fundamentales al partido para estructurar el empate, y este no es un dato menor, ya que del lado contrario Redín movió las fichas pensando más en proteger un resultado parcial y optar por el juego vertiginoso e inútil de Limberg Méndez.

Sólo en un Tigre sin veneno puede ser figura el arquero Mosquera que fue de lejos la garantía en el área defensiva atigrada. El Tigre es un equipo fragmentado, con volantes de contención con funciones dispersas, con defensas poco trabajadas, con un Escobar solitario que se reduce a reclamar la falta de trabajo de sus compañeros, pero que es incapaz de retroceder para crear juego. El Tigre tiene 7 difíciles partidos de local, en los cuales tendrá que construir la ruta final y definitiva hacia el campeonato.

Del Bolívar su improvisado trípode defensivo pese a todo estuvo a la altura de las circunstancias. Aunque los tres se encargaron de hacer más visible la ausencia del importante juego del paraguayo Emilio Damián Martínez. El Bolívar deberá jugar la mayoría de partidos que le restan como visitante, la ruta final es demasiado empinada pero le servirá a Habegger para jugar con menos peso en la mochila y pensando en la Copa Sudamericana y en el segundo torneo regionalizado.

Para los dos este es un resultado dañino que los afianza como equipos de media tabla. Los dos andan atorados en la panza del torneo. Un dato que los asemeja a estas alturas del campeonato es que tantoEl Bolívar como el Stronguest andan entrampados en la verborragia dirigencial que utiliza el comodín del “proceso” para maquillar las improvisaciones que marcan la ruta de su proceder.

Yapita: En el suplemento Acción de La Prensa (domingo 11 de mayo de 2008), publica una “frase dicha por el presidente de The Strongest” en la que afirma que: “Si no ganamos, nos vamos todos, incluso los dirigentes, a nuestras casas”. Desde este humilde blog le rogamos al dirigente ser fiel a su palabra.
Fotos: Acción de La Prensa

2 comentarios:

Franchesco dijo...

Lo dije ya y lo repito: Se dio el gusto de salir en la foto del 8 de abril, ahora QUE SE VAYA. Por favor, por respeto, por dignidad, por hombría, por todo…
Bernardo Redín puede haber sido un jugador aceptable, pero como DT es cualquier cosa. Mejor, MUCHÍSIMO MEJOR, lo haría Ricardo “Tano” Fontana; además, a no olvidar que recién nomás hizo ascender de vuelta a la liga a Guabirá, casualmente nuestro rival este sábado…
Y para que Pacheco & Cía. NO SE NIEGUEN:
«Una frase dicha por el presidente de The Strongest, dirigida al cuerpo técnico y al primer plantel de jugadores, a mitad de semana, pinta de cuerpo entero la presión que los “atigrados” tienen por conseguir una victoria esta tarde en Miraflores: “Si no ganamos, nos vamos todos, incluso los dirigentes, a nuestras casas”, dijo Jorge Pacheco, lanzándoles una seria advertencia que quedó en la intimidad del grupo y con la que todos estos días han convivido los “atigrados”».
URL: http://www.laprensa.com.bo/noticias/11-05-08/11_05_08_depo3.php

Anónimo dijo...

"V" de vendeta ....

porsiacaso vieron la pelicula??? ...

4 goles en un mismo arco ....

llenarse de supuesto festejo ...

para luego mascar la derrota ....

son esas sutilezas simples de la simpleza del FUTBOL ...

resbalar tras gambetear y meter el pase al vacio para posteriormente con bella velocidad definir ...

era el 2 x 0 ..... la idea final era liquidar ... que paso!!!

fallara REDIN?? ... no lo creo, aunque es muy posible, muy posible, pero ya en honor a la verdad esta dirigencia es una verdadera VERGUENZA.

un DT como para el TIGRE .... ¿cual?

pd.- señor REDIN: ... es de hombres y caballweron (sin caballo) hablar aun en la derrota,la derrota no me AMARGA,me hace MAS FUERTE.

saludos totales

WAYNUCHO