martes, 5 de febrero de 2008

¿Se descuartizará al fútbol boliviano?


La cúpula del fútbol liguero boliviano tiene entre las manos dos extremas posibilidades: o cohesionar al limitado fútbol boliviano y potenciarlo o definitivamente descuartizarlo y redactar su acta de defunción. Los pequeños intereses de los 12 clubes ligueros, una vez más, impiden que se diseñe, se imagine y se propongan planes que excedan los mezquinos cercos que nublan la mirada de los dirigentes y que condenan al fútbol boliviano a la consecuente mediocridad absoluta. La Liga cumple –en agosto de este 2008– 31 años de existencia; existencia inútil en el momento de evaluar su aporte al fútbol de alta competencia. Esta semana carnavalera, una vez más nos enfrentamos a una disyuntiva de características netamente criolla-boliviana, se trata de la colisión de dos proyectos de campeonato que hasta el momento se sostienen (ambos) sobre la base endeble de criterios coyunturalistas. Las posiciones encontradas denotan la capacidad evaluativa de nuestra dirigencia, que con una sorprendente habilidad defiende el pequeño interés de su club, de su economía y sin temor sacrifica la calidad competetitiva del fútbol liguero. Si nuestra dirigencia no tiene la capacidad para diseñar, imaginar y proponer planes para transformar radicalmente nuestro fútbol, la cúpula dirigencial terminará por aventar al fútbol boliviano a un espiral de mediocridad que nos hundirá aún más en nuestra sempiterna obligación de perder. El fútbol boliviano está, nuevamente, en manos de los inoperantes de siempre...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado señor Vera, leo con frecuencia sus comentarios alrededor del fútbol. Permítame que le diga que usted generalmente se empecina en acusar a los dirigentes y los hace inmerecidamente responsables de la carencia de resultados. Quiero recordarle que los dirigentes "regalan" su dinero sin recibir nada cambio. Uno de esos dirigentes es el doctor Pacheco que hace esfuerzos enormes por tener el mejor cuadro de todo el país. Eso es todo cuanto puedo decirle.

lapalabraesferica dijo...

Estimado anónimo, no quiero entrar en una falsa polémica. La decadencia del fútbol boliviano es un cáncer motivado por los dirigentes de hoy y de los de ayer. Quisiera saber qué dirigente boliviano "regala" dinero. La estructura caudillística de nuestro fútbol, los vacíos gerenciales, despiertan demasiadas sospechas. ¿Acaso usted se olvidó de ese orificio de casi 2 millones de bolivianos que le adeudaba Bolívar al doctor Cuéllar? o ¿Usted cree que Cuéllar le regaló ese dinero al Bolívar? Dejemos de ser ingenuos para discutir con algo más de astucia y sagacidad.

alan dijo...

Y usted en su calidad de experto en temas de letra y futbol, que sugiere que se haga? hasta este momento todo es critica y mas critica..

Y eso denota la falta de una experiencia seria de trabajo en futbol profesional, bajo cualquier cargo que sea.

entonces que se hace, mi estimado autor?

lapalabraesferica dijo...

No me atrevería a dibujar las salidas del laberinto y menos a disparar un conjunto de recetas demagógicas...

Prefiero optar por la modesta sensatez que me indica que para cambiar radicalmente nuestro fútbol la cúpula dirigencia debe dejar sus pequeños intereses de lado. Sin embargo, detrás de esos pequeños intereses se encuentran o enormes proyectos de PODER, o proyectos mediocres e insustentables que terminan quebrados como el Bolívar del Dorctor Cuellar, como el Oriente de los Chávez, como el Tigre de Pacheco.

El fútbol, sobre todo, debe ser una herramienta educativa, que abra horizontes, que ayude a imaginar otras formas de transitar. Un otro lenguaje para comunicar y escribir con el cuerpo. El fútbol y el deporte debe ser un pistón en cualquier política de desarrollo humano integral. Esa debe ser la base para construir una otra forma para ejercer la alta competencia. El fútbol puede ser un dinámo que configure otros valores, menos autoritarios, menos soberbios, más femeninos. Y usted me dirá que soy un ingenuo. Le respondo sin vueltas y sin titubeos que sí, que definitivamente soy un ingenuo.

Un ingenuo que escarba en el fútbol un halito poético... Creo que el fútbol es una compleja linterna que abre brumas desde la aventura del juego.

En fin... La gente que tiene entre sus manos al fútbol sabe que posee una gallinita de balones de oro... Y el destello del oro no solamente los enceguece, sino que les carcome su masa neuronal...

No creo tener respuestas muy explícitas, tengo más preguntas que respuestas, pero si de algo estoy seguro es que el fútbol abre resquicios invisibles en los cuales es posible plantar el magma espeso de las utopías...

Muchas gracias Alán, por compartir sus preocupaciones.

alan dijo...

Cuando usteds señala que no se atreve a formular recetas, es debido a que muchas personas, por su falta de experiencia en el futbol profesional, no saben exactamente que cosa proponer.

Cuando usted dice que esas recetas pueden ser demagogicas, lo mejor es ocultarse en la crítica serena utilizando un ligazon de palabras ininteligibles para expresar las ideas m{as simples.


cuando usted dice que el futbolm debe abrir horizontes y comunicaciones, no explicita exactamente que horizontes ni que comunicaciones, y redundamos en lo mismo que usted señala, en la poesía, un mero intento de releer el futbol sin proponer absolutamente nada.