domingo, 10 de febrero de 2008

Dos miradas al Tigre Centenario


El partido The Strongest frente a Olimpia se sumergió en un sombrío mar de dudas. Algunas de ellas se presentan a continuación bajo el prisma aurinegro...




El “Tigre” en su hora gris



Por Ricardo Bajo H.


The Strongest es el primer “grande” en llegar a los cien años. Y lo ha hecho en su hora más gris. Comenzaron los festejos del Centenario y el sentimiento se tornó en vergüenza, ajena y propia. Y lo que es peor con una falta de respeto al aficionado. Se presentó el primer partido internacional como un gran choque con uno de los grandes de América. Pero Olimpia de Asunción llegó con su tercer o cuarto plantel, ni siquiera el técnico del primer plantel, Gustavo Costas, llegó a La Paz. El prometido festejo musical se quedó en unos poderosos parlantes desde donde se abrumaba con música salsa y reggaetón de un conocido grupo de músicos cubanos residentes en La Paz. ¿Por qué la dirigencia no contrató a músicos y grupos identificados con el oro y negro paceño?


En lo futbolístico, la cosa no pinta mucho mejor. El “Tigre” luce descompensado, desequilibrido y sin norte. ¿Puede alguien explicar como se contrata a cuatro jugadores que juegan de enganche? Escobar, Cardozo, Leitao y Bejarano juegan en la mismaposición. ¿Puede alguien explicar por qué la dirigencia contrata a seis futbolistas antes de la llegada del colombiano Redín, un DT sin mucho recorrido como técnico? ¿Cuántos delanteros tiene The Strongest por fuera? ¿Cuántos que jueguen de nueve? Tan solo el recién llegado, Silvera, responde en ese sentido, amén de la “Vieja” Mercado. El otro día miraba al banco y me parecía que estaba viendo al eterno rival. Allá estaban sentados: Carmelo Angulo, Doyle Vaca, Roberto Galindo y Miguel Mercado, todos jugadores ex celestes.

¿Merece el “Tigre” en su centenario algo mejor? ¿Por qué se dejó escapar al mejor jugador (Salazar) que llegó este año a Bolivia? ¿Tiene esto algo que ver con la “política” del presidente Pacheco de no fimar contratos hasta el final “curándose” en salud ante posibles lesiones o bajos rendimientos? ¿Es esta clase de dirigencia la que merece el decrépito fútbol boliviano? ¿Dónde está Fabol para defender a sus afiliados ante este tipo de prácticas dirigenciales?




El Tigre Centenario entre la Cumbia y la Impotencia


Por Christian Vera


Esta tarde frente al Olimpia paraguayo, el Tigre Centenario expuso en cancha un preocupante conjunto de señales que despiertan la inevitable angustia y la temprana frustración. De cuatro partidos amistosos, el Tigre perdió uno (con el rival que más duele perder) y empató tres; exponiendo un juego rústico, carente de gol, invadido de torpezas, precariedades y desprolijidades (atrás, adelante y en el medio). Aún el técnico Redín no solucionó los problemas intrínsecos de un conglomerado anárquico de jugadores que apuestan al caos futbolístico como única metodología para arrimarse a los objetivos que, con certeza, se trastocan en objetivos difusos. En cancha, el Tigre Centenario es una tosca maquinaria futbolística con poco fútbol y mucho ripio entre las piezas.

La dirigencia atigrada se parece demasiado al equipo que tan penosamente han configurado. El Cuadrado Mágico: Pacheco, Arnez, Montalvo, Orellana no se cansan de hacer visibles sus gestos que demuestran lo poco que saben de la sangre amarillo y negro. Para el Cuadrado Mágico, la fiesta de los cien años es una fiesta sabor a cumbia, lejana de los valores atigrados, lejana de la tradiciones atigradas, de las historias que componen ese complejo devenir de los 100 años. A Pacheco gerenciar al Tigre Centenario no solamente es una “oportunidad” que le excede, sino que es una circunstancia que transparenta el objetivo que persiguen sus intereses que lo único que buscan es, por un lado, cosechar réditos políticos por su alta exposición mediática y, por otro, lavar, con el sudor de los jugadores, capitales de procedencia dudosa.

Volviendo al fútbol expuesto, hay amistosos que buscan medir el rendimiento tanto colectivo como individual de los equipos; hay otros, que tienen como único objetivo levantar el autoestima de los jugadores, del equipo y de la hinchada. El de hoy en el Siles fue un partido tedioso, que mostró a un Tigre impotente, fatigado de tanto trabajo muscular y escaso de fútbol. Olimpia se parapetó con dos eficientes bloques de cuatro jugadores, nunca ambicionó traspasar la media cancha, sorprender al Tigre mediante contragolpes, no, no, Olimpia vino a cumplir. Y lo hizo bien. En este contexto, ninguno de los creativos, ni Leitao, ni Escobar, ni Bejarano pudieron encender la mecha para destrabar los bloques defensivos planteados por los paraguayos, fueron Ricaldi y Doyle Vaca (dos centrales de modesto fútbol) los que estuvieron más cerca del gol.

El primer tiempo fue una vorágine de pases imprecisos, de pases inútiles, desbordes que se asfixiaron en la línea de meta. En el segundo tiempo las cosas no fueron distintas, Sacha Lima demostró con una pisca de fútbol que tiene la pasta suficiente para perseguir la titularidad, sorprendió el oficio de 9 de Silvera, y ahí se acabó.

El inicio de la fiesta del Centenario se consumió en medio de la cumbia ensordecedora y de la impotencia futbolística atigrada frente a los ojos del Cuadrado Mágico dirigencial que de fútbol y de toda la trascendencia del Tigre saben muy poco.


Fotos: Acción de La Prensa
Arte Digital: Moisés Pacheco

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Vamos a incorporar las opiniones al foro atigrado.

Willy.

Ciruja dijo...

Sin lugar a duda siempre conparto la opinion del Español (Ricardo), pero ahora estoy mucho mas cerca de tu criterio Christian, debemos saber que lo que nos pasa es un problema surgido en nuestra popria casa, el tner dirigentes de ojos celestes, y que buscan otros objetivos más alla del supremo que es nuestro equipo nos esta matando.
Si bien el futbol tiende a la administracion empresarial, Strongest es el unico equipo que vive de su tradicion, y esta lejos de transformarse en una empresa (Pacheco S.A.), y estoy totalmente convencido de que la sangre aurinegra no va seguir aguantando mas esto.

Anónimo dijo...

PARA CIRUJA

Como representante de la barrra Ultra Sur, espero que tus palabras se transformen en hechos. La barra, por las entrevistas concedidas por Pacheco, está sospechada de haber sido comprada por el presidente. Hacer una oposición constructiva es tarea de todos. No dejar que el Centenario pase como una verguenza de todos y para todos, tambièn.
Firma: Ricardo Bajo (VASCO, boliviano y stronguista de corazón)

Anónimo dijo...

Escribo desde Madrid, vivo acá desde hace 11 meses, soy un stronguista de coarzón y me destroza el alma atigrrada no estar este año en la Paz. Pero me duele mucho más saber que el festejo del centenario ha empezado con tropiesos. Los stronguistas nos merecem,os mucho más, ya es hora de que esstos señores dirigente dejen la silla a otrooss.

Que VIVA EL TIGRE

Mario Gutierrez Alipas
Stronguista

Anónimo dijo...

Es muy fácil, hablar, criticar cuando uno está fuera, pero otra cosa es dentro, así que todas sus opiniones no tienen ninguna relevancia.

Anónimo dijo...

perooooooo .......

¿no consideran que tambien es valorable lo que hizo ese NOVEL equipo PILA en el SILES?

yo lo vi de otro modo ..... y me gusto mucho esos jugadores jovenes del OLIMPIA ...

pero claro!!! ....no dejamos llevar por el CHOLIPERIODISMO envidioso y seductor que dice: .... "No le ganan ni a estos chicos" .....

en fin .....

son puntos de vista .....

WAYNUCHO ...