miércoles, 12 de marzo de 2008

Perfecta puesta en escena del diario Olé


Para la comunidad futbolera argentina jugar en la altura es una experiencia similar a la de jugar en la luna con un modesto equipo de marte. Se trata de una experiencia extrema, hiperbólica, desmesurada, mítica. "Inhumana" dirán los argentinos con el histrionismo que les caracteriza. Olvidan que su único título HONESTO en una Copa Mundial lo ganaron en la altura de México DF al mediodía, en pleno verano, con el sol en el Cenit y la polución al tope invadiendo el poco oxígeno mexicano. No, este dato para los argentinos no existe, no es visible.


¿Qué derecho tienen los periodistas, los jugadores, los dirigentes argentinos para decir dónde sí y dónde no jugar al fútbol? Cierro este pequeño post recordando que nuestro representante, el defensor de la altura en la reunión de la FIFA del viernes 14 de marzo es don Julio (Al Capone) Grondona, el Presidente de la AFA. ¿Se imaginan en qué manos se encuentra el futuro del fútbol en la altura? Las mediocres reacciones argentinas no se merecen ningún comentario más. Y si hoy se cruza con algún argentino transitando en la calle a más de 3600 msnm préstele algún servicio de oxigenación neuronal o una mascarilla para que esconda su vergüenza.
La tramoya fue retrata por el Diario Olé.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Te escribo desde Buenos Aires y quiero decirte que para nosotros subir 4000 metros es un exceso. La declaración de Orión expresa esa impotencia y molestia física. No se debe jugar partidos más allá de los 2500 metros. Porque las condiciones de competencia no son las mismas. Haces bien en recordarnos a los argentinos que ganamos una copa mundial HONESTA, pero a menos de 2500 metros.
Eso es todo.

Leonnel Francesse

Franchesco dijo...

Nadie puede abrogarse ninguna razón para impedir la praxis futbolística en la altura –o mejor, para que no sea la única prohibida por atentar contra la vida. Leonnel Francesse debería recordar que hace menos de un mes el defensor del River Plate, Danilo Gerlo, “se quejó por las altas temperaturas en las que se disputó el partido ante Newell's. ‘Es muy difícil jugar con este calor…’”, al que calificó sencillamente de INHUMANO –recuerden lo que decía “el Diego” (Maradona) en el mundial de México 1986. (http://www.ole.clarin.com/notas/2008/02/18/futbollocal/01610153.html) Simplemente, ojalá que los dirigentillos/mafiosos de la FIFA hicieran caso de estas advertencias, porque el juego a más de 30 grados centígrados se ha llevado ya alrededor de una docena de vidas, en tanto que en la altura –Deo Gratias- seguimos indemnes.

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Buen punto Cristhian, Argentina ganó la copa del Mundo 86 en la altitud del D.F. mexicano.
En lo que no estoy de acuerdo es en impugnar el derecho de los argentinos a lloriquear por la altura. Es que los jode hombre, los incomoda, les provoca eso que ellos llaman cagaso. Hay que dejar a cada quien con el cagaso que se merece, y los que no lo tienen, vienen y ganan 2-1 en la eliminatoria punto.

Chachi dijo...

Un abrazo desde Perú y felicitaciones por el blog.
Yo también tengo uno en el que comento sobre mi ingrato pero siempre querido futbol peruano, ojala puedas visitarlo.Justo acabo de colgar un comentario sobre el centenario del The Strongers.
Saludos